La Gratitud. O guía para reconocer las cosas que nos caen del cielo.

¿Alguna vez te has puesto a pensar en cómo has llegado hasta donde estás hoy? ¿Qué circunstancias, personas y sucesos tuvieron que pasar en tu vida para que todo se acomodara como está ahora? ¿Recuerdas cuando todo era oscuro, confuso y terrible? ¿Cuando no podías ver la luz al final del camino?

paseo en el bosque

Pues yo sí. E innumerables veces. Creo que ya llegué al punto de entender que la vida se maneja en ciclos. Arriba y abajo. Como cuando terminas con tu vigésimo primer novio. Pues para estas alturas ya sabes que te va a doler y que lo vas a extrañar y que vas a comer Nutella como una poseída, pero también te acuerdas perfectamente que todos esos sentimientos se van a pasar. Que la vida sigue. Que de esto no te mueres. Tu del suelo no pasas.

Y cuando estamos mucho tiempo arriba tenemos que aprovechar porque en cualquier momento podríamos ir cuesta abajo. Pero está bien, me da un sentimiento de humildad y de sencillez. De gratitud. De saber que tengo que disfrutar este momento o a esta persona porque no sé si el día de mañana las cosas sigan igual.

Leía sobre la gratitud el otro día, de todo lo beneficiosa que es. En el libro “Thrive” de Arianna Huffington, donde propone el ejercicio (no lo inventó ella, es algo ya popular) de escribir al final de cada día 10 cosas por las que te sientas agradecido. Que pueden ser cosas que te hayan pasado. O cosas que de hecho no pasaron.

Lo empecé haciendo la semana pasada y en realidad que es revelador. Al inicio pensé que era muy cursi. Imaginé que terminaría agradeciendo porque amaneció o porque hay luz o por los pajaritos cantando en mi ventana o por mi buena salud. Pero no. Más bien fue algo que me abrió los ojos,  para ver mi vida de manera mas positiva. Si me esfuerzo al final de cada día por pensar en todo lo que increíble que pasó, la verdad es que sí encuentro varias razones para sonreír. Y el día al final es feliz. Con un poco de reflexión y con la certeza de que he sido bendecida con cosas buenas en mi vida.

Ayer hacía por la noche (antes de dormir, o mas bien, durante) un ejercicio de meditación de Deeprak Chopra. Era una invitación a “estar abierto a la presencia de los milagros”. Que nada tenia que ver con su connotación religiosa. La palabra Milagro viene del latin Mirari, que significa “admirarse” o “contemplar con admiración, con asombro o con estupefacción”.

Ya pocas veces nos admiramos de los pequeños detalles de nuestra vida. De aquello que la hace especial en un día ordinario. Perdemos la capacidad de asombrarnos con lo cotidiano. Y por ello creo, me es complicado el ser agradecida por lo que pareciera insignificante y normal.

Hay un estudio ya conocido de la Universidad de California (Emmons, Davies & McCullough) en donde los investigadores demostraron que aquellas personas que son agradecidas son más felices que el resto. Pero no es nada más el saber y agradecer lo que pasa en tu vida. Es también estar consciente que no hiciste nada para merecer esto. Que solo pasó. Sin intentar dar explicaciones raras de si esto fue un premio o un castigo. Y si me porté bien o todo lo contrario. No no. No hay de eso. A tí te pasan cosas maravillosas y te las mereces. Solas llegan y solas se van.

A mi me encanta pensar y unir puntos, para entender las razones por las que algo esta pasando. Me gusta pensar en los hubiera pero de una manera positiva. En cómo otras circunstancias me hubieran llevado por caminos distintos.

Porque es muy fácil pensar que nosotros somos los que nos labramos el camino. En que somos 100% responsables de nuestro futuro y de nuestras circunstancias. Pero yo creo que no. Pienso que hay aún un toque de magia y muchos sucesos que no tienen nada que ver con nosotros, pero que desencadenan secuelas inimaginables.

Leía hace poco el blog de Nuria Urreta y contaba como en algún momento de su vida no tenia mucho que hacer en su oficina y a partir de esto creó un blog, empezó haciendo microrrelatos, y eso la cambió profundamente.

A mí me ha pasado algo parecido. En un momento (o más bien un mes) de aburrimiento, pensé en que quería hacer piñatas y venderlas. Pasado un año, y otra vez con aburrición, decidí crear este blog y retomar la escritura, lo cual me ha caído de maravilla. Hace 5 años me despidieron de una agencia de publicidad, pero eso me dio la libertad (y el empujón) de hacer algo que siempre había soñado: vivir en el extranjero. Y 6 meses después estaba tomando un avión con mis dos maletas.

O como mi descubrimiento de la semana pasada. Me estoy mudando a otro departamento. No es el mejor momento de mi vida porque AMO mi estudio y no puedo encontrar algo mejor en calidad/precio/tamaño (literal), pero en fin, me tengo que cambiar porque el dueño así lo decidió, así que estaba empacando mis sábanas y me encontré en un rincón escondido del clóset unos audífonos Beats cariiiisimos (de esos de Dr.Dre super fashion y que suenan increible), seguramente olvidados por el chico que vivió ahí antes, porque definitivamente no son míos. Ya los probé y aún después de años de estar en esa cajita, el sonido es impecable. Para una melómana como yo este descubrimiento me hizo muy feliz la verdad.

Vaya, me encanta que a veces cosas que mientras están pasando nos afectan negativamente, terminan en algo productivo, maravilloso y que nos da nuevos bríos, quizás no de inmediato, pero las consecuencias llegarán y se harán presentes. Conectar hilos en mi vida me encanta. Y es que mi historia no ha sido una escalera, más bien ha sido una telaraña con complicadas conexiones, movimientos horizontales y verticales, con puntos de intersección y momentos en suspenso.

Claro que está en nosotros el tomar las situaciones y volverlas positivas, pero bueno, es que si siempre estuviéramos bien, nunca nos veríamos empujados a cambiar. Siempre seguiríamos igual porque “se está muy comodo aquí”.

Me encanta que mucho de lo que nos pasa potenciara algo en el futuro. No en un sentido cósmico o religioso. Pero me fascina que muchas cosas en mi vida tendran alguna funcion en el futuro, que de todo puedo aprender y de todo puedo sacar cosas buenas. Aunque sea difícil verlo claramente en el momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s